¿Sos mal pensado? Aquí, el origen de algunas famosas frases! (Imperdible)

escrituras antiguas

Husmeando por mi feed, me encuentro en el blog Anotaciones, con un interesante, curioso y divertido post. Según contaba ella en su entrada, le llegó por e-mail y no se sabe el verdadero autor del mismo.

Hace tiempo atrás publiqué una entrada con información que me había llegado por e-mail, y digo lo mismo que aquella vez: no puedo confirmar que esto sea cierto, pero el beneficio de la duda cualquiera merece.

Bien, comencemos:

1. “Un pelo en la concha tira más que una yunta de bueyes”
En la antigua Grecia, quién poseía una yunta de bueyes era considerado millonario debido al alto costo de cada buey.Por otra parte, se sabe que las conchas marinas carecen de pelos. Con esta metáfora, Sócrates dio a entender, desde su opinión personal, que la felicidad no se encuentra en lo material y que lo que realmente es esencial en la vida no tiene valor alguno.

2. “Agarramela con la mano”
Al finalizar sus charlas, Sócrates se acercaba al discípulo más destacado y le ofrecía su larga y rizada barba en reconocimiento a su dedicación y continua búsqueda del conocimiento. En ese momento, es cuando le pronunciaba la frase de la que estamos hablando: ¡AGARRAMELA CON LA MANO! jeje..

3. “Más vale chiquita y juguetona que grandota y tonta” 
Aquí, Sócrates señala que debemos enfocarnos mucho más en los pequeños acontecimientos de la vida y no tanto en los grandes hechos como lo son el dinero, la fama y el éxito.

4. “Te la vas a comer doblada”
Cuando una mujer pecaba, se la sometía a un castigo. El mismo consistía en que durante un mes se le serviría la comida en el piso, y la mujer debía comer sin sentarse, o sea, parada y doblándose. ¿Te imaginas a Sócrates diciendo: “Oye, te la vas a comer doblada”? ¡Qué maestro!

5. “Sos un tragasables” 
Sócrates llamaba así a las personas que no se hacían cargo de sus culpas. Los tragasables eran artistas ambulantes, bufones que divertían a la gente por las calles. Cuando un discípulo decía algo inoporuno o incoherente, Sócrates se reía y luego le decía: “Sos un tragasables”. De esta manera, lo humillaba terriblemente. ¡Un genio!

6. “Callate y seguí chupando”
Sócrates murió bebiendo una copa de Cicuta. Mientras el bebía, seguía impartiendo sus enseñanzas, por lo que sus verdugos le decían: “Callate y seguí chupando” ¡Pobre Sócrates!, ja!

Y esto es todo. Sólo me queda decir que es ilógico que hoy en día estas frases se utilicen con un significado muy lejano al real. Pero también debo agradecer a Sócrates, porque sinceramente, casi todos alguna vez hemos usado alguna de estas frases y nos han traído buenos ratos de diversión y risas. ¡GRACIAS SÓCRATES!

Saludos!

Quiero invitarte a que te suscribas a nuestro feed haciendo click en los siguientes enlaces: 

Si te pareció interesante este post, no dudes en compartirlo en las distintas redes sociales. Al final de la entrada tienes los botones sociales correspondientes. También es importante que aportes material dejando un comentario debajo de la entrada. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s